Historia

 

El estudio de la música extremeña nos demuestra que la tradición musical en la comunidad está a la altura de otros centros de interés de la geografía española, que han sido reconocidos desde antiguo, y que voces diestras se han encargado de resaltar. La música en los centros religiosos extremeños forma parte de todos los actos de culto, en las catedrales de Plasencia, Coria y Badajoz, así como en los monasterios de Guadalupe y Yuste, así como en todas las demás iglesias, incluso en las villas de menor transcedencia histórica.

En estos centros religiosos se encuentran los centros principales de formación e interpretación musical. Las Capillas Musicales están regidas por el Maestro de Capilla, que dirige el canto polifónico de los cantores y todo el grupo instrumental de los ministriles. Además compone misas, oficios de Semana Santa, villancicos para el Corpus Christi y Navidad y se encarga de seleccionar y formar a los seises.

Toda una orquesta, además del organista, participa en los actos litúrgicos. Estas capillas musicales extremeñas siguen el mismo modelo que el resto de las españolas, así como de las alemanas e italianas, de las que salieron los músicos más reconocidos en la historia, como Juan Sebastián Bach, Haydn, Mozart y todos los demás, y en ellas asimismo sirvieron como músicos, maestros y compositores.

En la Etnomusicología de Extremadura hay que hablar de un antes y un después de Bonifacio Gil García (Santo Domingo de la Calzada 1898, Madrid 1964) y Manuel García Matos ( Plasencia 1912, Madrid 1974) ambos pueden considerarse como los pilares básicos de la música extremeña de tradición oral. Durante mucho tiempo se ha dudado si Extremadura tiene una tradición musical o no y estos dos maestros demostraron la enorme riqueza que atesora nuestra región, con características autóctonas y que incluso propagó a través de los caminos de la trashumancia

 

 

 

 

Inicio

Aviso legal  Contactar

©2006 Universitat de les Illes Balears.